Números

Cada tarde de domingo si la lluvia no aparecía, se sentaban frente a las gradas del astillero para ver cuánto había crecido el trasatlántico. Semana tras semana, mes tras mes aguardaban impacientes el día de la botadura. Lo soñaban flamante, luminoso y resplandeciente. Empavesado de proa a popa, y más arriba, hasta el tope del palo. Ese día la hija del armador, estrenando un vestido de flores, estrellaría una botella en el casco y la bella dama blanca se deslizaría hacia el agua.

Los niños jugaban a imaginar qué mares surcaría. En qué recónditos puertos de su imaginación haría escala. El abuelo  lo contemplaba en silencio. Quizá calculando la cantidad de camarotes, lavabos, camas, almohadas, vasos, platos, portillos, chapas de acero o cuántos caballos de potencia tendrían sus enormes motores. Todo era un sinfín de números, proporciones y cantidades.

Numbers. Ludovico Einaudi

Acuarela 15cm x 10cm

El segundo vapor Itálica y el viaje de una dama

Acaba el año, y tal como acostumbro cada diciembre, reviso el inventario de todo lo que he hecho a lo largo de estos meses y, de todos los proyectos realizados, hago también repaso de las colaboraciones no venales para investigación y edición de divulgación cultural. Hoy comparto con vosotros el proceso de una de ellas.

En septiembre de 2019, se puso en contacto conmigo D. Francisco Vives Boix (Elche 1958), Director y Editor de la Cátedra Institucional Dama de Elche de la Universidad Miguel Hernández (UMH) con una peculiar petición que despertó mi curiosidad. En su amable correo me preguntaba por los vapores de la compañía vasco-andaluza Ybarra & Cía., concretamente por el segundo vapor Itálica. Decimos “segundo” porque anteriormente ya hubo otro buque de la misma compañía que se llamó con el mismo nombre.

Me contó que estaba concluyendo su trabajo sobre el viaje que realizó el busto de la Dama de Elche desde el puerto de Alicante a Marsella para ser llevada desde allí al Museo del Louvre en Paris. Como todos sabéis, la Dama de Elche fue hallada el 4 de agosto de 1897 y vendida por el propietario del terreno al arqueólogo francés Pierre Paris, que la lleva días después al citado museo parisino. Según se desprende de su trabajo de investigación, podemos saber que el vapor que llevó a la Dama de Elche a Marsella, fue el segundo vapor Itálica en su ruta habitual de cabotaje desde Bilbao como puerto cabecera de línea hasta el puerto francés.

El tema me pareció interesantísimo y no pude negarme a colaborar en el proyecto, pero no fue hasta enero de este año cuando me puse a dibujar las dos láminas acordadas.

Francisco me orientó y asesoró en todo momento para realizar dos escenas muy concretas que ayudarían a documentar mejor su trabajo y publicación. Una de ellas ilustraba la cubierta del segundo vapor Itálica en el momento en el que la caja que contenía el busto de la Dama de Elche era embarcada y estibada a bordo. La segunda ilustración muestra al Itálica zarpando del puerto de Alicante y dejando la farola de la escollera por Babor para poco después arrumbar hacia Marsella.

En la correspondencia mantenida con Francisco Vives Boix, he podido conocer ante todo, a una persona entusiasta, culta y detallista en su trabajo. Siempre se agradece incluir en la enorme lista de investigadores que hay en España a personas como Francisco. Gracias a su trabajo, hoy podemos saber con más detalle la historia de este hallazgo y su periplo inicial hasta que regresa de nuevo a España.

Aprovecho este post de hoy para dar las gracias a D. Francisco Vives Boix por brindarme la oportunidad de colaborar con la Cátedra Institucional Dama de Elche.

Aquí os dejo la publicación digital que dicha Cátedra ha realizado para su divulgación . El barco que llevó a la Dama de Elche.

Emparejados

Buscando en mi portafolio información sobre los primeros barcos de Pescanova, he encontrado esta lámina de los arrastreros congeladores Lemos y Andrade navegando en pareja y llegando a los caladeros de Sudáfrica. Cuando la pinté tuve en cuenta algo muy importante que explica por qué un pesquero varía tanto de calado en una misma singladura.

Supongamos que tanto el Lemos como el Andrade zarpan de Vigo cargados “hasta las marcas” de combustible y pertrechos varios para la campaña de la merluza austral.  Hacen una parada en Las Palmas para tomar de nuevo combustible y con un andar de 10 nudos emplean 22 días en recorrer unas cinco mil millas náuticas aproximadamente. Al llegar a  zonas de pesca tan remotas lo normal es verlos muy aligerados de calado y con los tanques de combustible a mínimos.

Estos barcos fueron un hito en la industria naval gallega siendo los primeros congeladores construidos en España con el permiso de los soviéticos que ya por entonces habían creado las clases “Leskov”, “Pushkin”“Mayakovsky” entre los años 1955 y 1968.

Fuentes: Libro 25 empresas del Vigo de siempre de Fernando Torres Carbajo (Ediciones Cardeñoso), y web Soviet Trawler de mi colega Valeriy Lutsenko.

Fondeados

Anotó en el Cuaderno de Bitácora:

A las 0600H fondeamos frente al muelle de Puerto San José a la espera de que llegue la motora de las autoridades y el agente de la naviera.

Después, escribió en su Diario personal:

A varios cables de nosotros, otro barco de la United Fruit Company esperaba también turno para cargar. La costa era plana, frondosa y exhuberante. Su larga línea de playa se batía en retirada por las estruendosas e insistentes olas que morían en aquella costa cálida y de arena negra. Más allá, las casitas blancas miraban hacia el Pacífico como el niño que mira por primera vez la inmensidad del mar.

Solo el silbido impaciente de una locomotora distorsionaba toda aquella estampa de costa.  Escupiendo penachos de humo por encima de las palmeras y marcando su paso decidido para remontar  la Sierra Madre hasta Ciudad de Guatemala.

Acuarela sobre papel Strathmore 300g

Relación de mar

El barco del agua en Cadaqués tras la tormenta. Verano de 1968. Acuarela

Sucedió todo de manera caprichosa. Insólita diría. De repente estaba allí, apoyado en la roca, junto al camino empedrado que bordeaba la cala. Quizá alguien lo olvidó o lo dejó a propósito, me temo que nunca lo sabré.

El caso es que era un libro de precioso aspecto, algo usado y con las páginas amarillentas. Encuadernado en guaflex azul veteado y en la tapa de portada, el grabado de la editorial Áncora y Delfín. Es quizá el logo editorial más bonito que he visto nunca. El delfín y el ancla me conectaba directamente con los grabados del veneciano Aldo Manuzio.

Su título La gaviota azul, de Raffaello Brignetti.

Simplemente no me podía creer aquel regalo del destino, que hizo que tuviera  en mis manos el libro de alguien que amaba el mediterráneo de una manera absolutamente sincera. El mar de una juventud, el descubrimiento del amor en los días de verano, la presencia de los faros, o barcos nocturnos como aquellos que recitaba Caballero Bonald.

La narración entre el trasatlántico y el carguero costero navegando en la noche es desgarradora y desesperante. Cuando el médico del lujoso barco da instrucciones por telégrafo al capitán del pequeño mercante, para salvar la vida a un tripulante que no respira.

Es un libro que está descatalogado, pero tenerlo en mi biblioteca es como tener una caracola de mar que nos traslada al sueño de una relación de mar si acercamos nuestro oído.

Il gabbiano azzurro

Vigo-Saint Nazaire – 1975. Prèmiere autoroute de la mer

Affiche realizado para el proyecto Nantes-Saint Nazaire Loire atlantique 2021

En este año 2020 se han cumplido 45 años de la línea regular Vigo-Nantes/Saint Nazaire que tanto desarrollo y progreso ha traído a la ciudad olívica gracias a la factoría del grupo PSA. En el año 1975 la naviera de origen asturiano Vapores Suardíaz ponía en servicio el Rivainfanzón, primer buque ro-ro de la compañía para el transporte de vehículos y semirremolques,  y en 1976 lo hacía la unidad gemela Antonio Suardíaz. Ambos fueron construidos en los astilleros Enrique Lorenzo y Cía. (después Astilleros Vulcano).

Desde entonces, la presencia de esta naviera entre las terminales de Bouzas (Vigo) y Montoir-de-Bretagne (Saint Nazaire) ha sido una constante, siendo una de las primeras navieras europeas en establecer una “autopista del mar” exclusivamente para carga.

Acuarela del ro-ro Rivainfanzón perteneciente al calendario serie Buques Mercantes Españoles 2018.

Acuarela y grafito del ro-ro Bouzas (2002)