BIO

no copies esto pide permiso 6

Dibujo desde que tengo uso de razón, aunque como nos suele pasar a casi todos en la vida, aficiones así se ven a veces interrumpidas por motivos menos estimulantes. En el principio todo era una especie de divertimento que me hacía soñar. Cuando eres un niño, el poder de la imaginación es increíble con sólo un lápiz y papel. Con el paso del tiempo los trazos se convierten en un modo de evasión hasta hoy día, momento en el que decides hacer algo con todo eso.

A partir de aquí, ¿qué puedo decir de los barcos?, desde muy pequeño siempre he sentido una poderosa atracción hacia ellos. Supongo que nacer en una ciudad portuaria influyó decididamente en lo que hago. Baso mi estilo sobre fundamentos reales como el conocerlos desde dentro para poder plasmar sobre el papel, un esbozo solvente y creíble. Navegar en ellos te proporciona datos y referencias que no puedes entender si los observas desde tierra firme. Por eso siempre he admirado a todos esos pintores del pasado y también del presente, que realizaban formidables dibujos o pinturas sin haber puesto un pie sobre la cubierta de uno de ellos. Esa capacidad innata que solo unos pocos tienen para hacer algo así es lo que me maravilla de todos esos maestros.

Mi dibujo y pintura no se entiende si no se observa desde la perspectiva de la evolución. Evolucionar en mi caso, es lo más parecido a un viaje hacia alguna parte. El trayecto  siempre debe ser enriquecedor y positivo, aunque en ello te equivoques todas las veces que sea necesario.