Vulnerabilidades estructurales

Wood Chip Carriers STELLAR JUPITER y FORESTAL ESPERANZA navegando de vuelta encontrada en el Lago Gatún, Canal de Panamá.
Acuarela firmada en 2014

Estos días me preguntaban que le ha pasado al barco que se ha partido en dos cerca de las costas de Japón. Hablo del Crimson Polaris de la naviera nipona NYK (Nippon Yusen Kaisha). Me hacían esta pregunta sobre todo porque se trata de un buque relativamente nuevo (fecha de construcción 2008). Para los que sois de tierra firme la edad de los barcos se mide de forma diferente que cualquier otra cosa que podamos ponerle edad. Si todo tiene un buen mantenimiento y una buena salud de sus aceros, todo puede durar. No sucede así con los buques de transporte de productos petroquímicos los cuales se les impone una vida útil limitada para evitar catástrofes medioambientales.

Volviendo al Crimson Polaris también aclaro que no se trata de un petrolero como algunos medios informativos apuntaban, sino de un buque muy específico dentro de la familia de los graneleros. El que haya derramado combustible es algo normal en cualquier buque propulsado por energías fósiles. Esto pasa siempre aunque transportes cemento, coches, o seas un crucero de pasaje.

El Crimson Polaris es un Wood Chip Carrier (WCC), que traducido es un granelero para el transporte de madera astillada o aserrín (esta última palabra existe según la RAE). ¿Y existen barcos para cargas tan raras como esta? La respuesta es sí.

El negocio mundial de la madera astillada o aserrín es brutal teniendo en cuenta que estos buques se mueven en flujos marítimos donde hay grandes masas forestales como el continente americano. Es raro que lleven grano alimentario, pero en mis campañas en remolcadores de Tarragona los hemos metido con grano para descarga quizá provenientes de algún «adjusted freight» de la compañía armadora.

Sobre el mercado de la madera astillada, los dueños y señores del negocio son los japoneses. Y el control de las navieras (NYK, K Line, Hachiuma, etc) está directamente ligado al negocio de estos productos. La demanda es enorme y los japoneses van a donde sea para buscar madera astillada.

La sociedad japonesa es una gran consumidora de productos forestales porque su sociedad está construida de forma muy diferente a Occidente. La arquitectura, construcción y los consumibles provienen en su mayoría de la madera contrachapada y la pasta de papel. El papel es algo muy importante en esta sociedad.

Volviendo al buque, su estructura no es como la de un granelero normal. Los Wood Chip Carriers tienen una diferencia mucho más alta entre la capacidad de almacenamiento cúbico y el peso muerto.

Esto requiere de bodegas mucho más altas y grandes. De ahí su enorme francobordo. A efectos prácticos estos barcos no son atractivos para el negocio de la piratería de aguas de Somalia o Golfo de Nigeria al ser tan altos, aunque su punto débil para ser atacados sea la popa.

La capacidad de carga de estos Wood Chip Carriers es de aproximadamente 4,7 a 5 millones de pies cúbicos para los buques de última generación. Durante los viajes sin carga suelen lastrar bodegas enteras con agua.

Hay más. Estos barcos tienen sus propios sistemas de carga y descarga gracias a un complejo entramado de cintas transportadoras autocargantes y tolvas acumuladoras. Un dato curioso es que los japoneses no permiten que estos buques se construyan fuera de sus fronteras. Casi siempre son construidos por astilleros nacionales porque el tema de la madera astillada es un asunto nacional.

Sin embargo China ya les pisa los talones desde hace tiempo con diseños similares y con astilleros que te construyen el barco muy rápidamente para un mercado que ellos también quieren. En cierto modo, es un negocio depredador que plantea serias cuestiones sobre la deforestación en muchos lugares del planeta.

El Crimson Polaris se partió en dos en una zona muy vulnerable para estos barcos. Justo en la sección de la bodega más próxima a la superestructura del puente. Otros factores como la fatiga de los materiales estructurales, una mala posición del buque en medio de un temporal, pudieron haber sido claves en un accidente como éste.