El Metilo y Ceuta

Buque cisterna Metilo en lastre navegando de Ceuta a Algeciras. Acuarela

A mediados de la década de los años noventa, la ciudad autónoma de Ceuta se vio obligada a importar el agua para el abasto debido a que los manantiales de Benzú y el embalse del Renegado no aportaban la cantidad suficiente para atender las necesidades de la población. La escasez de lluvia pedía buscar soluciones urgentes y la Empresa Municipal de Aguas de Ceuta tuvo que emplearse a fondo para paliar la situación.

La solución pasaba por fletar un buque cisterna que trajera el agua desde un punto cercano de la península, y el barco había que buscarlo en el mercado nacional. Las características del puerto de Ceuta, sus instalaciones y toda la logística sanitaria que requiere el transporte de agua para consumo humano, requería un buque específico que no se encontraba fácilmente en el mercado.

Pero los técnicos ceutíes estaban bien asesorados y encontraron el buque en Bilbao. Se trataba del Metilo de Naviera Química (participada por Naviera Vizcaína, Vasco Madrileña y Tomás Ruiz de Velasco). El buque estaba por estrenar y reunía todas las condiciones para el servicio. De tamaño mediano y con los tanques adecuados para transportar agua potable, el Metilo prestó servicio entre Algeciras y Ceuta hasta que la nueva planta potabilizadora entró en funcionamiento. Para entonces, el nuevo embalse del Infierno ya estaba construido y la Empresa Municipal de Aguas de Ceuta garantizaba así el abastecimiento de la ciudad.

No obstante, en el año 2009 la sequía volvió a golpear a la ciudad de Ceuta y de nuevo se vieron obligados a fletar el buque Sichem Orchid de parecidas características al Metilo.

Esta lámina está integrada en el nuevo libro de Manuel Rodríguez Aguilar, ya en preparación.

Más información:

Confederación Hidrográfica del Guadalquivir

Naviera Química