La menos guapa del baile

SD 14 Catharina Oldendorff. Acuarela hecha en 2020

Se dice que en la cultura anglosajona hay afición a ponerle un mote o apelativo a cualquier cosa, ya sea una herramienta, ser humano, o un coche. Aunque la verdad es que todos somos un poco así. Nos gusta etiquetar y no aprendemos.

Esta es la breve historia de la clase de buques mercantes polivalentes SD-14, cariñosamente llamados por los marinos de todo el mundo como “Plain Janes”.

Según la etimología de este apelativo, la expresión “Plain Jane” (Juana la simple) viene a describir a una mujer sencilla, sin apariencia llamativa ni interés por estar a la última en eso que llaman “moda”.

Ya he dicho en alguna ocasión que los marinos nos dirigimos a los barcos en femenino. Pues bien, los SD-14 (abreviatura de Shelter-Decker 14.000 DWT) fueron buques construidos en serie que no aportaban ese glamour y elegancia que otros buques de la época si tenían.

Pasados los tiempos de las grandes guerras, la marina mercante mundial necesitaba rearmarse de nuevo y los diseñadores de buques buscaban mejorar la versión de los afamados y veteranos mercantes de la clase “Victory” y “Liberty”. Fue entonces cuando los astilleros Austin & Pickersgill (A&P) en Sunderland desarrollaron en los años sesenta un mercante de catorce mil toneladas de peso muerto que viniese a mejorar el world tonnage existente. Los armadores interesados en invertir en este nuevo diseño, la gran mayoría familias griegas afincadas en la City de Londres como los Mavroleon (principales accionistas de A&P) o Kulukundis, pusieron como requisito que el buque tuviera cinco bodegas y medios a bordo para trabajar en puertos que carecían de grúas propias.

El diseño era espartano y la habilitación no muy sofisticada. Sin embargo eran muy eficaces en medios de carga (diez plumas de 5/10t y una de 35t), capacidad y economía en cuanto a mantenimiento y consumos.

Ante los excelentes resultados de las primeras unidades botadas, la demanda se disparó y ya eran varios los astilleros que solicitaban a A&P su licencia de construcción. En total se construyeron por todo el mundo 211 barcos de esta clase siendo el último entregado en 1988 por el astillero CNC Estaleiro Mauá de Niteroi (Brasil), ya en plena etapa mundial de contenerización.

Otra de las novedades de este proyecto eran los breves plazos de tiempo que los astilleros ofrecían para su construcción. Al ser buques tan sencillos de ensamblar se llegaron a botar dos barcos al mes.

Ya bien entrado el siglo XXI era todavía habitual ver algún “Plain Jane” en puertos asiáticos.

Para ser la menos guapa del baile, todos quisieron bailar con ella…

SD 14 Katerina Dracopoulos. Esbozo en acuarela hecho en 2014

Aquí os dejo un pequeño vídeo reportaje sobre los SD14 de gran interés para los más nostálgicos.

Más info: Austin and Pickersgill