Sobre el nivel del mar

Acuarela “dos violines”

Son las 10 de la mañana de un fresco mes de junio en Bregenz, Austria. Esta localidad ribereña situada junto al precioso lago Constanza está de gala. Se celebra una nueva edición del famoso festival de música que desde finales de la segunda guerra mundial ameniza con su espectáculo la belleza de uno de los lagos más increíbles del corazón de Europa.

Los músicos de la Orquesta Sinfónica de Viena, descienden de los autobuses y comienzan a recoger sus instrumentos debidamente colocados en el enorme remolque contiguo. Por delante, quedan muchas horas de ensayo sobre el magnífico escenario flotante (Seebühne) que por la noche rendirá homenaje a la ópera Aida de Giuseppe Verdi. Hay sonrisas en el ambiente y cierto nerviosismo. Todo se mezcla entre la afanosa actividad de los organizadores  y de un staff organizado que estará detrás de los músicos, intérpretes y extras de la obra.

Desde la terraza del Casino un numeroso público que con toda seguridad acudirá por la noche al acto, les observa con orgullo patrio. La flamante Wiener Philarmoniker, orquesta asignada al festival desde sus inicios, tiene también su propio escenario flotante. La puesta en escena es espectacular y si hay algo que lo convierte en inigualable son las enormes piezas móviles de atrezzo que dotan de una magia única a la obra.

No muy lejos de Bregenz, en el puerto de Lindau (Alemania), el vapor de paletas Hohentwiel se dispone a zarpar con un grupo de turistas con los que realizará un mini-crucero por el Bondesee hasta el atardecer. Momento en el que pondrán proa al puerto de Bregenz para unirse al resto de los espectadores de Aida.

Si hay algo que fluye a lo largo y ancho de este precioso lago situado a 395 metros sobre el nivel del mar, es el cuidado de las costumbres y las tradiciones. La cultura no tiene fronteras en este lugar insólito donde Suiza, Alemania y Austria conviven y comparten sus aguas en perfecta armonía.

Tanto el vapor Hohentwiel (1913) como la motonave Oesterreich (1928) son un claro ejemplo de cultura marítima y tradición. Aunque inicialmente fueron barcos de línea que unían los puertos más importantes del Bodensee, hoy se dedican a excursiones turísticas con música y buena cocina a bordo.

Actualmente el lago está interconectado gracias al servicio de la Bodensee Schiffahrt que tiene establecida una extensa red de escalas entre puertos de primera categoría y pequeños embarcaderos.

Mientras tanto, la música ya suena y comienza el espectáculo!!!

Más información:

Barcos Hohentwiel y Oesterreich

Festival de música de Bregenz

Orquesta Filarmónica de Viena

Plano de rutas por el Lago Constanza

Lago Constanza