Desde el cielo

Uno de los planos que siempre me ha interesado en el dibujo ha sido el aéreo y aunque paradójicamente sea el que menos utilizo, es junto con los planos lejanos el que más me conecta con mi infancia.

Como algunos de vosotros sabéis crecí en el distrito de Ciudad Alta en Las Palmas de Gran Canaria. La Ciudad Alta es un conjunto de barrios que rodean la parte baja de Las Palmas y que a modo de atalayas tienen una posición dominante con respecto al puerto y la bahía puesto que, según el mapa topográfico, la altura media sobre el nivel del mar ronda entre los 60 y 70 metros.

Yo crecí observando los barcos desde esa altura y proyectándolos desde una distancia de varias millas hasta el horizonte.

Esta lámina que os enseño hoy es un ejercicio de plano aéreo donde el objeto más importante para mí no es la avioneta sino el barco. Es lo que nos dice dónde nos encontramos con respecto al nivel del mar. Si no hubiera barco ni fondo azul podríamos decir que la avioneta incluso está posada en tierra. Esta es la magia del dibujo. Añadir detalles de manera sugestiva y que cambian por completo una escena.

En cuanto a la lámina, se trata de una ilustración que realicé en 2016 para un proyecto monográfico de la Empresa Líneas Marítimas Argentinas (ELMA) y que he reciclado para adaptarla a cómic. Aquí podemos ver a la motonave de carga y pasaje Río Tunuyán navegando por el Mar de Weddell rumbo a la Base Marambio situada en la Antártida. Un avión de reconocimiento DHC “Beaver” del Grupo Aéreo Antártico de la Fuerza Aérea Argentina localiza la nave y reporta su posición a la base.

Más información:  Base Marambio