Números

Cada tarde de domingo si la lluvia no aparecía, se sentaban frente a las gradas del astillero para ver cuánto había crecido el trasatlántico. Semana tras semana, mes tras mes aguardaban impacientes el día de la botadura. Lo soñaban flamante, luminoso y resplandeciente. Empavesado de proa a popa, y más arriba, hasta el tope del palo. Ese día la hija del armador, estrenando un vestido de flores, estrellaría una botella en el casco y la bella dama blanca se deslizaría hacia el agua.

Los niños jugaban a imaginar qué mares surcaría. En qué recónditos puertos de su imaginación haría escala. El abuelo  lo contemplaba en silencio. Quizá calculando la cantidad de camarotes, lavabos, camas, almohadas, vasos, platos, portillos, chapas de acero o cuántos caballos de potencia tendrían sus enormes motores. Todo era un sinfín de números, proporciones y cantidades.

Numbers. Ludovico Einaudi

Acuarela 15cm x 10cm