Miguel A. Camarero Suanzes. In memoriam 1950-2020.

No acostumbro a publicar posts muy seguidos por razones de trabajo y falta de tiempo, pero en esta ocasión el motivo lo merece puesto que se me ha ido, se nos ha ido Miguel Ángel Camarero Suanzes, uno de los pocos pintores marinistas que quedan en España. El pasado domingo 15 de Marzo cansado de capear el temporal de una enfermedad que lo asolaba desde hacía tiempo decidió dejar los pinceles, las pinturas y la libreta marítima de esta vida, en una ola definitiva y fatal que le ha llevado al descanso de los maestros.

Miguel era gallego y marino, y como buen gallego y marino, era amante de su tierra y de la buena mesa. De manera anecdótica y como prueba de la vida tan apasionante que tuvo, deciros que fue uno de los pioneros del Surf en las playas de Galicia allá por los años setenta. Su formación en las Artes Plásticas las realiza en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de La Coruña, siendo alumno del pintor Mariano García Patiño.

Desde joven su contacto con el mar fue el hilo conductor de toda su obra. Con decenas de miles de millas náuticas estampadas en todas sus libretas marítimas, navegó en todo tipo de buques  desde los mares australes del Sur de África hasta Terranova. Capitán, Profesor en la Escuela Náutica de A Coruña y Práctico de Puerto en varios puertos españoles, llevó siempre en su equipaje papel, lápices, pintura y pinceles. Miguel tiene una obra inmensa y realizó numerosas exposiciones de pintura por toda España y por el extranjero.

Por si fuera poco, fue además una persona con un corazón altruista. Patrón voluntario en la Real Sociedad Española de Salvamento de Náufragos y después en la Cruz Roja del Mar.

Mi relación con Miguel comenzó en el año 2012 estando yo embarcado en el remolcador de puerto Remo en Tarragona. En aquel entonces él era uno de los Prácticos de aquella corporación y gracias a su generosidad y paciencia hoy soy lo que soy artísticamente. En un primer breve encuentro a bordo del remolcador, me dio una clase magistral sin necesidad de pintar que jamás olvidaré. El me enseñó a amar los colores y a entender la perspectiva solamente con los tonos. Entendía los barcos desde dentro y su riqueza didáctica me ayudó a mejorar en mi trabajo hasta hoy día. Siempre me decía que no tuviera prisa en aprender porque me llevaría toda la vida y así es. Sentir que estoy en continua evolución es algo que me recordará siempre a él.

Por razones laborales, nuestra relación fue casi siempre epistolar y aunque siempre me trató como colega de la pintura y la profesión de mar, ante todo fue mi maestro y yo su alumno.

Muy recientemente tuve la suerte de maquetar y diseñar su primer libro que logró ver con vida. Una obra personal titulada VIAJE AUSTRAL editada por el, en la que repasa a modo de derrotero ilustrado su última singladura por la costa sur de Chile y Argentina, junto a su amiga, compañera y esposa, Esperanza. En sus acuarelas y anotaciones nos muestra a una gran persona que ante todo amaba el mar, narrando de manera natural y pedagógica las sensaciones que le producía navegar. Durante la maquetación de este libro experimenté el mismo viaje junto a él y debo decir que ha sido una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido.

La obra de Miguel A. Camarero Suanzes es enorme y doy fe que la podremos disfrutar en un futuro no muy lejano en formato de libro editado. El mejor legado de una gran persona y artista.

A modo de homenaje póstumo y con la tristeza que me ha producido su pérdida, hoy he tenido fuerzas para mover mis pinceles realizando esta acuarela de Miguel junto a uno de sus venerados Caphorniers que iban a la carrera del Nitrato a Chile.

Gracias amigo, gracias maestro!

no copies esto pide permiso

Aquí os dejo el link de su sitio web para que conozcáis parte de su obra.