SANTANDER MARÍTIMO, exposición de pintura.

no copies esto pide permiso

Santander Marítimo

Este es el título escogido para presentaros mi nuevo proyecto de pintura dedicado al puerto de Santander y su bahía desde una perspectiva nostálgica y evocadora. Se trata de un catálogo de obras de diversos tamaños en el cual hago un repaso retrospectivo sobre sus dársenas, sus muelles, sus armadores, sus buques, sus tragedias y sus logros. Hubo un tiempo no muy lejano en el que este puerto aglutinaba a grandes compañías navieras locales y el comercio que se desarrollaba fue el germen de muchos progresos que aún hoy día permanecen. Sirva como ejemplo que si en el pasado el puerto de Bilbao era considerado como el puerto de Hamburgo de España, Santander era equiparable al de Amberes. Con esta exposición recojo algunos de sus momentos en el tiempo, siempre desde el profundo respeto que siento a una ciudad en la que sus habitantes milagrosamente sí han sabido mirar hacia el mar desde tierra firme.

La exposición comienza desde que Santander es constituida como Provincia Marítima en el siglo XIX. Y aunque es uno de los enclaves marítimos y comerciales más antiguos de España gracias a los romanos, me he centrado en esta época hasta bien entrado el siglo XX.

En él podrás encontrar algunas fragatas mercantes míticas de la marina cántabra. Momentos pictóricos inspirados en la transición de la vela al vapor. Compañías armadoras que llevaron la matrícula de Santander por todo el mundo con icónicos barcos que conviene recordar. También estarán sus astilleros, los trenes de dragado, la pesca, y algunos visitantes ilustres que recalaron en sus aguas.

Este proyecto de exposición está promovido por mis colegas de la Asociación de Amigos del Museo Marítimo de Cantabria los cuales han puesto todo su empeño porque esta muestra llegue hasta vosotros. La colaboración con estos “grandes amigos” en materia de divulgación de la cultura marítima de Cantabria siempre ha sido muy enriquecedora y la labor que se hace a través de esta institución es enorme. Por esta razón hemos decidido que mis pinturas estén arropadas por algunos modelos navales que con mucha precisión y calidad han realizado algunos de sus miembros.

La exposición arrancará el viernes 26 de julio, y estará hasta el 6 de septiembre inclusive. El lugar, la Sala Naos del Museo Marítimo de Cantabria, Santander.

Que lo disfrutéis.

Anuncios

De repente, un barco en el papel.

thumbnail_20190509_164807

Esta mañana estuve probando un nuevo set de lápices de la firma inglesa Derwent y la verdad es que me ha sorprendido gratamente el comportamiento de éstos sobre el papel. Desde mi opinión personal, me gusta mucho como se mezclan los diferentes grados y se pueden obtener unos difuminados muy logrados y evocadores. También me gusta como se comporta la madera al sacar punta.

La historia de esta marca de lápices está ligada directamente al hallazgo en el Siglo XVI de las primeras minas de grafito en el valle de Borrowdale, en el condado de Cumberland. Más concretamente en  el corazón del Parque Nacional Lake District. La firma Derwent tiene su cuartel general en la localidad de Workington muy cerca de allí y a orillas del mar de Irlanda. Además tiene un curioso “museo del lápiz” en la localidad de Keswick en el que se puede conocer la fascinante historia de su fabricación artesanal, o los curiosos lápices de la Segunda Guerra Mundial, con los que el ejército británico ocultaba mensajes secretos o pequeños mapas en las partes huecas de su núcleo.

Una historia interesante.

La deseada ciencia de las proporciones

thumbnail_20190224_1206501

Estos días he estado repasando apuntes sobre igualdad, semejanza, simetría, proporcionalidad, equivalencia y escalas. Ya sabéis, todo eso que estudiábamos cuando éramos niños y que algunos recordamos todavía, aunque se nos haya olvidado todo lo demás. Reconozco que siempre fui un negado en el uso de la regla y me encontraba más cómodo sólo con el lápiz y el papel. Pero a veces el rigor es obstinado, las reglas son obligatorias, y la precisión necesaria.

Cuando proyecto una escena para ilustrar, lo primero que hago es estudiar los barcos desde una visión romántica y artística. Decido cómo y de qué manera los presento en el dibujo. A veces me interesa el entorno que rodea ese momento en el tiempo, y otras, me concentro en el mismo buque. El caso es que dibujar barcos me produce placer, y también conflictos geométricos: no pocas veces tengo que combinar la delineación con el dibujo a mano alzada.

Para ello realizo esbozos muy concretos y con la idea ya definida de lo que quiero hacer. Los barcos son formas que casi siempre se diferencian entre sí, en tamaño y proporción. Cuando manejo fotos y observo las proporciones de unos y de otros, tengo que descartar lo que yo denomino “los tamaños imposibles”. Y, ¿qué esto de los tamaños imposibles?, pues es muy fácil. A veces hay objetos fotografiados que en la realidad ya presentan dimensiones difíciles de explicar y que condenarían mi dibujo a no ser “creíble”. Personalmente huyo de estos modelos porque no me veo capaz de defender ante la crítica, ese trabajo hecho. Lo mismo me pasa con los paisajes.

A veces un paisaje no se puede pintar. Pongo como ejemplo ciertos fenómenos atmosféricos, que son realmente impresionantes, y que no se pueden representar de manera artística. Todos hemos visto alguna vez nubes inexplicables en el cielo, con formas indescriptibles que no se pueden pintar. Soy de los que pienso que hay cosas que es mejor dejarlas así.

Además de todo lo dicho, debo añadir que los barcos se comportan siempre de una manera muy suya, y que esto a veces complica el dibujo. El movimiento de los barcos es la resultante de un juego de fuerzas sumamente complejo. Por tanto debo tener en cuenta factores como las aguas que navegan, el viento, sus dimensiones y por consiguiente cómo reaccionan según su desplazamiento. Para hallar el dibujo perfecto de estos caprichosos temas, es necesario jugar con muchas componentes. La perspectiva, la escala, la información contrastada a través de imágenes,  conocer los barcos desde dentro y por supuesto, tratar de aplicar lo que yo llamo, la deseada ciencia de las proporciones.